El TS abre la puerta para que los abogados puedan aplicar reducciones fiscales a rentas obtenidas en litigios de más de dos años

El Tribunal Supremo ha interpretado el artículo 32.1 de la Ley del IRPF en recurso de interés casacional para la formación de la jurisprudencia respondiendo que la reducción del 30% es aplicable en los rendimientos de actividades económicas generados en un plazo superior a dos años, aunque percibidos de una sola vez o en varios ingresos en el mismo año, siempre que se cumplan una serie de requisitos.

El litigio en cuestión analiza si es aplicable la reducción regulada en el artículo 32.1 de la Ley del IRPF a los ingresos obtenidos por un abogado por su actuación de defensa procesal en un proceso de quiebra, cuya duración se extendió en más de dos años.

El artículo 32.1 de la Ley del IRPF en su apartado tercero establece que no podrá aplicarse la reducción cuando se trate de una actividad económica que de forma regular o habitual obtenga este tipo de rendimientos, de tal modo que el Tribunal Supremo centra su análisis en determinar si es posible aplicar una excepción a dicho párrafo tercero analizando la “habitualidad” o “regularidad” para el contribuyente en cuestión y no para la profesión del abogado globalmente considerada.

Así, son tres las conclusiones que se pueden extraer de la sentencia:

  1. Los ingresos obtenidos por un abogado en el ejercicio de su profesión en un litigio cuya duración se haya extendido en más de dos años, cuando se perciban de una sola vez, o en varias en el mismo ejercicio, se consideran generados en un periodo superior a dos años a afectos de acogerse a la reducción regulada en el artículo 32.1 de la Ley del IRPF.
  2. A efectos de defender una excepción al párrafo tercero del artículo 32.1 de la Ley del IRPF, la “habitualidad” o “regularidad” de los ingresos ha de referirse al profesional de cuya situación fiscal se analiza, no a la actividad de la abogacía abstractamente considerada.
  3. La carga de la prueba de para justificar las razones por las que se considera que la reducción debe excluirse recae sobre la Administración, que deberá motivar las razones por las que la reducción no se aplica.

La sentencia recuerda además el motivo que justifica la reducción fiscal, que no es otro que la necesidad de mitigar los efectos de la progresividad sobre rentas que tributan íntegramente en un solo ejercicio pero que han sido obtenidas por trabajos realizadas o servicios prestados en periodos de tiempo que exceden de los dos años.

En definitiva, ante la disparidad de situaciones que pueden existir, se trata de una cuestión muy casuística que deberá analizarse de forma individualizada. No obstante, la sentencia del TS supone un gran avance, ya que la Administración no podrá dejar de calificar como irregulares los rendimientos obtenidos en períodos superiores a los dos años y facturados a la finalización del encargo profesional sin probar que el contribuyente obtiene este tipo de rendimientos de forma regular.

Método para comprobar el valor real de un inmueble - aplicación de coeficientes multiplicadores a los valores catastrales

Método para comprobar el valor real de un inmueble: aplicación de coeficientes multiplicadores a los valores catastrales

En las siguientes líneas se comenta lo establecido por el TS en dos recientes sentencias (STS 5-6-2018 rec. 2867/2017; STS 5-6-2018 rec. 1881/2017) que, en definitiva, vienen a establecer que para que la Administración tributaria lleve a cabo la valoración de un inmueble no es suficiente con que aplique determinados coeficientes al valor catastral, en cuanto que, el acto de determinación del valor real de los inmuebles ha de ser singularizado, motivado y fruto de un examen del inmueble, normalmente mediante visita al lugar.

El Tribunal parte del contenido del art. 108.4 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria (en adelante LGT) 4. Los datos y elementos de hecho consignados en las autoliquidaciones, declaraciones, comunicaciones y demás documentos presentados por los obligados tributarios se presumen ciertos para ellos y sólo podrán rectificarse por los mismos mediante prueba en contrario”.

Esta presunción que en una primera aproximación vincularía únicamente a los obligados tributarios, vincula en cierto modo también a la Administración, dado que, en un sistema fiscal como el nuestro que descansa ampliamente en la autoliquidación como forma preponderante de gestión, “una autoliquidación que contenga un ingreso se equipara en sus efectos, por la ley tributaria, a un acto de ejercicio de potestad en que se obtuviera el mismo resultado, lo que sucede cuando lo declarado por el obligado a ello no se comprueba, investiga o revisa.

De modo que, si la Administración tributaria no está de acuerdo con el valor declarado por el contribuyente en la transmisión de un inmueble, tiene que justificar por qué no acepta dicho valor. Para ello la Administración tiene que: 1) suponer que el precio declarado no se corresponde con el efectivamente satisfecho, lo que exige la necesaria prueba a cargo por su parte; 2) admitir que el valor declarado como precio de la compraventa es el efectivamente abonado, pero no corresponde con el valor real, que es cosa distinta. En este caso, también tendría que justificar la Administración la fuente de esa falta de concordancia.

No cabe pues la inversión de la carga de la prueba, no se puede obligar al interesado a probar que el valor comprobado por la Administración no se corresponde con el valor real. Más aún, cuando el método de comprobación del valor real de transmisión de un inmueble urbano, empleado por la Administración tributaria consiste en aplicar un coeficiente multiplicador sobre el valor catastral asignado al mismo (art. 57.1 b) de la LGT)[1].

Este medio legal de comprobación presupone, por definición, otorgar a la Administración tributaria la facultad rectificar las declaraciones o autoliquidaciones del contribuyente basándose en estimaciones, en datos o magnitudes genéricas, presuntivas y, por ende, meramente hipotéticas. Además de su generalidad, el método conducir a una verdadera ficción cuando, por el transcurso del tiempo, los valores tomados como base pierdan actualidad o se desvíen notablemente de la evolución de los precios en el mercado inmobiliario.

De manera que, el Tribunal establece que el método de valoración previsto en el art. 57.1 b) de la LGT no es un método idóneo, por su abstracción, para establecer el valor real. Dicho método no es adecuado para valorar los bienes inmuebles a los efectos de los impuestos cuya base imponible lo constituye legalmente su valor real.

No salva la legalidad de dicho método el que el interesado pueda promover una tasación pericial contradictoria para desvirtuar el valor comprobado por la Administración tributaria, ya que, con independencia de que se trate de una vía opcional, junto con los otros medios que el ordenamiento ofrece para reaccionar contra los actos de aplicación, no se puede medir la legalidad o ilegalidad de una disposición general en función de la capacidad de reacción a posteriori de quien resulte disconforme con ella.

[1] Artículo 57 Comprobación de valores

  1. El valor de las rentas, productos, bienes y demás elementos determinantes de la obligación tributaria podrá ser comprobado por la Administración tributaria mediante los siguientes medios:
  2. b)Estimación por referencia a los valores que figuren en los registros oficiales de carácter fiscal.

Dicha estimación por referencia podrá consistir en la aplicación de los coeficientes multiplicadores que se determinen y publiquen por la Administración tributaria competente, en los términos que se establezcan reglamentariamente, a los valores que figuren en el registro oficial de carácter fiscal que se tome como referencia a efectos de la valoración de cada tipo de bienes. Tratándose de bienes inmuebles, el registro oficial de carácter fiscal que se tomará como referencia a efectos de determinar los coeficientes multiplicadores para la valoración de dichos bienes será el Catastro Inmobiliario”.

Exención por reinversión de vivienda habital - cambio de criterio de la Hacienda Foral de Gipuzkoa

Exención por reinversión de vivienda habitual: cambio de criterio de la Hacienda Foral de Gipuzkoa

Como bien sabemos, los requisitos que se tienen que cumplir para que la ganancia obtenida por la venta de una vivienda habitual quede exenta por reinversión son los siguientes:

  • Carácter de vivienda habitual: tanto la vivienda anterior como la vivienda nueva tienen que tener la condición de vivienda habitual.
  • Plazo de los dos años (anteriores o posteriores): la reinversión debe hacerse en el plazo de 2 añosSi compramos primero, es necesario que también la nueva vivienda se haya adquirido dentro del plazo de los dos años anteriores a la fecha en que se produzca la transmisión de la anterior.
  • Reinversión del importe total de transmisión: el precio obtenido en la venta de la vivienda, no solo el importe de la ganancia, debe reinvertirse en la adquisición de otra vivienda habitual. Si para adquirir la vivienda se hubiera acudido a financiación ajena, el importe a reinvertir será el resultante de minorar del valor de transmisión el saldo pendiente de amortizar del préstamo en el momento de la venta.

Los casos en los que se transmite la vivienda y posteriormente se adquiere la nueva, no han resultado problemáticos.

Hasta ahora, las dudas se suscitaban en los supuestos en los que primero se adquiría la nueva vivienda y después se vendía la anterior.

La Hacienda Foral Gipuzkoa, prácticamente exigía que fuese el mismo dinero de la venta el que se destinase para la compra de la nueva. Aunque el contribuyente tuviera recursos para financiar total o parcialmente el importe de la compra, la única forma de cumplir esta exigencia era  y con el dinero obtenido en la venta, cancelar esta financiación.

La Administración foral, en su respuesta, de fecha 5 de abril de 2018, a una consulta en la que se preguntaba sobre la posibilidad de considerar los pagos anticipados realizados para adquirir la nueva vivienda como reinversión, a efectos de la exención de la ganancia obtenida de la venta de la anterior vivienda habitual, ha cambiado su criterio y suavizado sus exigencias

La Administración responde indicando que, si la nueva vivienda ha sido adquirida con ahorros del contribuyente, la cantidad obtenida en la transmisión de la antigua, podrá emplearse en la reposición de dichos ahorros, sin que por ello pueda considerarse que no ha reinvertido en la nueva vivienda los mismos fondos, habida cuenta de que se trata de reinvertir el mismo importe y no el producto concreto obtenido en la transmisión.

El cambio de criterio es radical, ya que, viene a concluir que la reinversión a la que se condiciona la exención no supone invertir en la nueva vivienda exactamente el dinero obtenido específica y directamente en la transmisión de la antigua vivienda habitual; sino que, el importe obtenido en la transmisión puede utilizarse en la reposición de las rentas y ahorros personales o familiares invertidos previamente en la adquisición de la nueva, pues con esta reposición se estarían reemplazando estos fondos con los obtenidos a través de la venta, destinándose, por tanto, efectivamente estos últimos a satisfacer el importe derivado de la adquisición previa de la nueva vivienda habitual, tal como exige la norma.

Por lo tanto, y partiendo del carácter fungible del dinero, se considera suficiente que la cantidad previamente abonada por la nueva vivienda sea equivalente o superior a la obtenida por la venta de la vivienda habitual.

La Hacienda Foral de Gipuzkoa adopta este nuevo criterio en consonancia con el reciente y reiterado proceder de otras Administraciones Tributarias, que se fundamenta en la Resolución de fecha 11 de septiembre de 2014 emitida por el Tribunal Económico-Administrativo Central al recurso extraordinario de alzada para unificación de doctrina.

Este cambio de criterio no supone una modificación de la normativa, por lo que a todos aquellos que podáis tener alguna liquidación, reclamación o litigio pendiente sobre este tema, aunque sean de periodos anteriores, os invitamos a contactar con CIALT para ayudaros a solventar esta situación.