EL ARRENDAMIENTO DE LOCALES EN LA NUEVA REGULACIÓN DEL IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES DEL PAIS VASCO (III). Microempresas, pequeñas y medianas empresas.

Los artículos anteriores han versado sobre la tributación en el Impuesto sobre Sociedades de la actividad de arrendamiento de locales cuando no se cuente con una plantilla media anual de, al menos, cinco trabajadores empleados por cuenta ajena a jornada completa y con dedicación exclusiva a la actividad, no computándose a estos efectos las personas vinculadas.

En este artículo se expone la tributación que corresponde en el caso de que se cumplan las circunstancias para tener la consideración de microempresas, pequeña o mediana empresa y se opte por la aplicación de las especialidades y beneficios previstos para estas en lugar de por aplicar el régimen especial.

Las NFIS definen el concepto de este tipo de sociedades pero no les atribuyen un régimen especial de tributación para ellas así denominado. No obstante las entidades que cumplan los requisitos exigidos para tener tal consideración, podrán aplicar especialidades en la tributación respecto del régimen general.

Una entidad dedicada al arrendamiento de locales podrá ser microempresa si al menos el 85% de los ingresos del ejercicio corresponden a rentas procedentes del desarrollo de la actividad siempre que para ello cuente con al menos una plantilla media anual de cinco trabajadores empleados a jornada completa y con dedicación exclusiva a la actividad, sin computar como tales a las personas vinculadas, pero sin que alcance las 10 personas empleadas a jornada completa. A efectos del cómputo de la plantilla media se tienen en cuenta el personal empleado en el conjunto de entidades vinculadas que no sean patrimoniales.

Además su activo o volumen de operaciones no podrá superar los dos millones de euros y no podrá estar participada directa o indirectamente en más de un 25% por empresas que superen las magnitudes de plantilla, activo o volumen de operaciones descritas.

Para la consideración de pequeña o mediana empresa los requisitos de plantilla media máxima y activo o volumen de operaciones se fijan en 50 ó 250 personas empleadas y en 10 ó 43 millones de euros, respectivamente.

Todos los requisitos se referirán al ejercicio inmediato anterior al del devengo del impuesto.

Los beneficios o singularidades reguladas para las entidades que tengan la condición de microempresa, pequeña o mediana empresa y que puedan resultar de aplicación cuando la actividad desarrollada por la misma consiste en el arrendamiento de locales en los términos antes descritos son las siguientes, según cada una de las categorías.

Sólo para microempresas:

  • Amortización conjunta del 25% sobre el valor neto fiscal para los elementos del inmovilizado material, intangible e inversiones inmobiliarias, excepto para medios de transporte a los que las NFIS les limitan la deducibilidad de gastos. Hay que destacar una notoria diferencia en este beneficio fiscal aplicable exclusivamente en Gipuzkoa, consistente en que la normativa de este territorio también excluye de la amortización conjunta a los edificios.
  • Deducibilidad fiscal del 20% de la base imponible previa a la aplicación de la citada deducción, en concepto de compensación tributaria por las dificultades inherentes a su dimensión.

Para microempresas y pequeñas empresas:

  • Amortización libre para elementos del inmovilizado nuevos, excepto para edificios y medios de transporte a los que las NFIS les limitan la deducibilidad de gastos.
  • Aplicación de un 14%, en lugar del 10% general, del importe del incremento de su patrimonio neto a efectos fiscales destinado a una reserva indisponible durante cinco años para la capitalización empresarial. Este aumento será incompatible con la deducibilidad del 20% de la base imponible de las microempresas antes indicada.
  • Incremento en 5 puntos porcentuales de los porcentajes de reducción de la base imponible para la dotación de la reserva especial para la nivelación de beneficios.
  • Tipo de gravamen del 24%.
  • Cuota efectiva mínima del 11%, o del 9% si se produce incremento de plantilla (dos puntos por debajo del límite de la cuota efectiva general).

Para microempresas, pequeñas y medianas empresas:

  • Amortización acelerada (aplicación del coeficiente 1,5) para elementos del inmovilizado nuevos, excepto para edificios y medios de transporte a los que las NFIS les limitan la deducibilidad de gastos.
  • Aplicación también del coeficiente 1,5 a la amortización de los bienes objeto los contratos de arrendamiento financiero, excepto edificios.
  • Deducibilidad fiscal del deterioro de créditos por posibles insolvencias hasta el límite del 1% del importe de las cuentas de deudores existente a la conclusión del período impositivo, para microempresas y pequeñas empresas.
  • Exoneración de la obligación de documentación de operaciones vinculadas si no superan ciertos límites.
   

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *