PROTECCIÓN DE MARCAS NOTORIAS A LA LUZ DE LA STS 11 DE NOVIEMBRE DE 2011

La Sentencia del Tribunal Supremo (Sala de lo Contencioso- Administrativo), de 11 de noviembre de 2011 (Recurso 1559/2011), resuelve un supuesto de Propiedad Industrial relativo a la procedencia, o no, del acceso registral de las marcas notorias.

En concreto, el más alto Tribunal confirma la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y desestima el recurso interpuesto por la marca aspirante “INGLECOR” impidiendo la inscripción de dicha a la vista de su similitud fonética y gráfica con la marca notoria o renombrada “EL CORTE INGLÉS” y el riesgo de confusión entre los consumidores que se puede generar así como su asociación en el mercado.

La citada resolución recuerda que las marcas notorias o renombradas se hallan especialmente protegidas por la actual Ley 17/2001, de 7 de diciembre, de Marcas, que las califica como aquellas marcas conocidas por el sector del público al que se destinan sus servicios o productos y su protección consiste en que una vez registradas son protegidas por encima del principio de especialidad, de forma que a partir de su registro impiden cualquier registro posterior con signo idéntico o semejante a pesar de que los servicios identificados por ambas marcas no sean similares; pero siempre y cuando su utilización sin justa causa permita (a) deducir una conexión entre dichos bienes o servicios y el titular de la marca o (b) pueda implicar un aprovechamiento indebido o menoscabo de la notoriedad de que goza dicha marca.

Pues bien, teniendo en cuenta lo anterior, la Sentencia de referencia resuelve la cuestión en el Fundamento Jurídico Quinto, alegando que la denominación “INGLECOR” induce al público a error, ante la falta de fuerza distintiva de la misma y ello partiendo de un análisis comparativo del riesgo de confundibilidad, conforme a las reglas de la experiencia y del buen sentido, así como teniendo en cuenta una visión en conjunto y del consumidor medio.