AVISO PARA INDECISOS

Las respectivas Normas Forales de correcciones técnicas aprobadas en los Territorios Forales del País Vasco, han dejado su huella también en el Régimen de Trabajadores Desplazados.

Hasta el ejercicio 2014, para aplicar la exención de rendimientos obtenidos en el extranjero, no hacía falta ejercitar ninguna opción en el momento de presentar la autoliquidación. La Norma Foral del IRPF presumía que se iba a aplicar la exención, salvo que se optara por el régimen de excesos.

Sin embargo, la nueva Norma del IRPF ha modificado o, mejor dicho, limitado la forma de aplicar la exención.

Así, con efectos desde el 1 de enero de 2014, aquellos que quieran aplicar la exención prevista en el IRPF para trabajos realizados en el extranjero, deberán manifestar dicha opción al presentar la autoliquidación del ejercicio en el que se desee aplicar.

Además, la Norma Foral precisa que en caso de no solicitar la aplicación del beneficio fiscal con la presentación de la declaración, no se podrá rectificar con posterioridad, salvo que la rectificación se presente dentro del periodo de declaración.

¿Qué implicaciones tiene esta modificación?

En la práctica en muchos casos esta exención se aplica por iniciativa del trabajador y la empresa empleadora no modifica las nóminas ni el consiguiente 190 hasta que algún trabajador, conocedor de la posibilidad aplicar la exención, solicita al departamento de recursos humanos la modificación del citado modelo o, cuando menos, la expedición de un certificado que demuestre que efectivamente este trabajador ha realizado trabajos en el extranjero susceptibles de aplicación del beneficio fiscal.

Ahora bien, en ocasiones, esta reacción por parte del trabajador sucede una vez transcurrido el periodo para presentar la autoliquidación del IRPF en el ejercicio. Con la normativa anterior, en estos casos, el trabajador, podía solicitar de la Administración la aplicación del beneficio fiscal en su autoliquidación del último ejercicio y podía también regularizar los ejercicios no prescritos y solicitando la devolución de ingresos indebidos.

He aquí el problema.

Los trabajadores que hayan obtenido rendimientos en el extranjero durante el 2014 y puedan aplicar la exención por cumplir con las condiciones previstas en la Norma del IRPF, en caso de que, por error o desconocimiento, no opten por aplicar la exención en el momento de presentar su declaración del IRPF en junio del 2015, perderán la posibilidad de modificar posteriormente su opción y no podrán aplicar el beneficio fiscal aunque, con posterioridad, se den cuenta de su error.

En definitiva, parece que el legislador sigue apostando por incentivar la internacionalización de las empresas dotando de beneficios fiscales para aquellos trabajadores perciban rentas de trabajo en el extranjero. Eso sí, si no queremos que la Administración cuestiones su aplicación, deberemos ser cada vez más diligentes en el cumplimiento de las condiciones previstas en la normativa.

   

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *