CAMBIO DE CRITERIO DE LA DGT EN RELACIÓN A LA EXENCIÓN DEL ART. 9 DE LA LEY 2/1994

Ya en su momento publiqué un artículo en relación a la posibilidad de aplicar la exención regulada en el artículo 9 de la Ley 2/1994 en el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados en relación a la modificación o subrogación de créditos hipotecarios.

Numerosa jurisprudencia de los Tribunales Superiores de Justicia (en especial de Galicia) ya permitían la aplicación de la exención en el caso de los créditos hipotecarios, en contra de la doctrina administrativa que lo restringía a los préstamos hipotecarios al ser estos últimos los únicos mencionados en el artículo 9.

Pues bien, en el año 2013 ya el Tribunal Económico Administrativo Central en la resolución de 16 de mayo, cambió su doctrina y amplió la aplicación de la exención a los créditos, realizando la misma interpretación del artículo que venía realizando los Tribunales Superiores y defendiendo la no existencia de analogía en la aplicación de la exención tanto a préstamos como créditos sino realizando una integración interpretativa del artículo en base a las modificaciones posteriores que se han realizado y que han afectado a la Ley 2/1994, como por ejemplo la Ley 41/2007 de 7 de diciembre o la Ley 2/2009 de 31 de marzo, y que engloban tanto a préstamos como a créditos hipotecarios sin discriminar unos u otros.

Sin embargo, a pesar de este cambio, la DGT no se pronunció al respecto variando su doctrina.

No ha sido hasta 2014, con la Consulta V0382-14 de la DGT cuando se ha afirmado que si bien “Hasta ahora ha sido criterio reiterado de la Dirección General de Tributos el negar la equiparación de los créditos a los préstamos hipotecarios a efectos de la aplicación de la exención prevista en la Ley 2/1994, realizando una interpretación sistemática de dicha ley en base a la diferencia conceptual que en nuestro Derecho existe entre el contrato de préstamo y la cuenta de crédito”, la conclusión a la que llegaba la misma era que “la exención contenida en el art 9 de la Ley 2/1994 debe aplicarse a la financiación hipotecaria en general, cualquiera que sea el modelo de instrumentación (crédito o préstamo) utilizado”.

Por tanto, hacen suya la doctrina del Tribunal Económico Administrativo Central, en cuanto éste entiende que:

Partiendo de esa idea directriz, el Tribunal Económico Administrativo Central, aun coincidiendo en las diferencias existentes entre ambas figuras y que en la redacción original de la Ley 2/1994 no existía referencia explícita a los créditos hipotecarios, no detecta razón alguna que justifique, a la hora de interpretar la norma, la discriminación de éstos por el simple hecho de que el prestatario hubiera podido disponer al tiempo de concertarse el contrato de todo o parte del capital o que la flexibilidad del contrato permita disponer nuevamente de financiación, por lo que considera que la exención contenida en el art 9 de la Ley 2/1994 debe aplicarse a la financiación hipotecaria en general cualquiera que sea el modelo de instrumentación (crédito o préstamo) utilizado.”

Igualmente ya se desecha la teoría en la que se basaban muchas Administraciones cuando realizaban comprobaciones a los obligados tributarios y se les practicaba una liquidación provisional al no permitir la exención por haberse aplicado de forma analógica.

Así señala la DGT en la consulta de febrero de 2014, “por otro lado, debe entenderse que la conclusión alcanzada no supone una extensión analógica de la norma, sino una integración interpretativa de la misma en base a lo dispuesto en el art 3,1 del Código Civil, el cual incluye como criterio de interpretación el de la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas, atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de aquéllas”.”

   

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *