CUESTIONES CLAVE PARA ENFOCAR LA INTERNACIONALIZACION DE LA EMPRESA

A nadie escapa que en momentos como el actual muchas empresas se están planteando seriamente buscar otros mercados donde poder ofrecer sus bienes o servicios. Obviamente nos referimos a aquellas empresas que, tras un minucioso estudio de mercado y de las características sus productos o servicios, han dado con un nuevo destino para intentar ampliar su cartera de clientes y consolidar su actividad o parte de ella.

Siendo así, y una vez identificado un nuevo nicho de mercado, toda empresa debe realizarse una serie de preguntas para poder conocer en detalle las consecuencias e implicaciones jurídicas y patrimoniales de la inversión a realizar, así como los distintos escenarios en los que su negocio, y por tanto, su inversión, se puede encontrar. Pasamos a analizar algunas de las cuestiones que bajo ningún concepto deben pasarse por alto a la hora de acometer la internacionalización de la empresa.

Compañero de viaje: Si bien en algunos países no es necesario contar con un empresario local como socio -lo que casi siempre es recomendable desde un punto de vista negocial-, existen algunos países en los que la titularidad de una participación accionarial en una sociedad por parte de una empresa extranjera requiere una serie de complejos trámites, de una importante inversión inicial o de ambos aspectos. En estos casos, es preferible asociarse con una empresa local bien para agilizar los trámites de la puesta en marcha del negocio bien para evitar un significativo desembolso económico desde el inicio de la aventura. En algunas ocasiones, hemos visto cómo es preferible no ostentar directamente una participación accionarial en la sociedad extranjera y estructurar la inversión mediante diversos acuerdos de carácter privado que aseguren la obtención de beneficios y un debido control sobre la gestión, de tal forma que no se decida adquirir la participación hasta tanto en cuanto se vayan cumpliendo las expectativas comerciales o se haya allanado el camino para su formalización (o incluso hasta el momento en que veamos que nuestro compañero de viaje es de fiar).

Negociación previa con el compañero de viaje: Más allá de la incertidumbre propia de toda asociación, es necesario acordar una serie de puntos básicos con el socio local con el que nos vamos a asociar antes de formalizar o comprometer inversión alguna, para lo cual es menester recabar el debido asesoramiento jurídico por parte de una firma local (con línea directa con los asesores jurídicos habituales de la empresa que piensa en internacionalizarse). Estos puntos se refieren a cuestiones tales como el tipo societario a través del cual desarrollaremos nuestra actividad (en atención a su mayor o menor formalismo, el régimen de transmisibilidad de acciones o su régimen de mayorías para la aprobación de acuerdos), condiciones para la distribución de dividendos o para su reinversión, derechos de arrastre y/o acompañamiento, régimen de infracciones y sanciones y, en general, garantías para asegurar no sólo la eventual reparación del daño causado como consecuencia del incumplimiento de los pactos alcanzados sino para dotar de la necesaria ejecutoriedad a aquellos instrumentos jurídicos a través de los cuales se hayan estructurado las garantías. No debemos olvidar que estos aspectos, comunes a todo tipo de asociación empresarial, cobran especial relevancia en un país extranjero habida cuenta de las notables diferencias existentes desde un punto de vista normativo y, sobre todo, práctico y jurisdiccional.

Órgano de Administración y Gestión: Este aspecto de máxima relevancia debe ser asimismo estructurado de tal forma que el inversor extranjero cuente con medidas eficaces no sólo para controlar y supervisar la gestión de la empresa –más aún cuando no disponga de personal propio con facultades ejecutivas en el destino- sino también para recuperar el control llegado el caso de que sea necesario. La figura del apoderado cobra una especial importancia en estos casos y no resulta extraño contratar a una firma especializada a estos efectos en el país de destino.

Dividendos: Como no puede ser de otra forma, éste es un aspecto clave a la hora de valorar la internacionalización de nuestra empresa. ¿Puede recibir en España los dividendos que genere mi negocio en el extranjero? ¿Cómo tributan? ¿Existe un convenio de doble imposición entre España y el país destino que favorezca la repatriación de dividendos? En caso de no ser así –lo que por desgracia suele suceder- se deben valorar otras alternativas tales como los contratos de cesión de uso de marca y los contratos de gestión, instrumentos generalmente aptos (siempre y cuando se formalicen correctamente) para percibir una remuneración por nuestra actividad en el extranjero en el caso de que la repatriación de dividendos no sea posible o tenga un alto coste fiscal.

Implicaciones laborales: Sin ánimo de detenerme en el ámbito laboral, sobra decir que es un aspecto que merece ser tenido muy en cuenta en aquellos casos en los que la mano de obra sea una parte importante de la inversión en el extranjero.

Jurisdicción: Por último, es deseable contemplar figuras alternativas a la vía judicial para la resolución de controversias en el extranjero debido a la incertidumbre que genera la justicia en determinados países y a las dificultades para hacer efectiva una determina resolución judicial. Por tanto, recomendamos valorar otras alternativas en el ámbito del arbitraje o de la mediación internacional.

Worst case scenario: Como cierre de esta breve nota y a los efectos enfocar la internacionalización de la empresa desde un punto de vista jurídico, el criterio del “worst case scenario” debe jugar un papel primordial a la hora de negociar y acordar los términos de nuestra implantación en el extranjero debido a que, a partir de ese momento, quedaremos sometidos a unas normas y a unos hábitos a los que no estamos acostumbrados, con las negativas consecuencias que ello puede tener en el patrimonio e imagen empresarial si no se toman las medidas adecuadas a su debido tiempo.

   

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *