DECLARACIÓN DE CADUCIDAD E INICIO DE NUEVO PROCEDIMIENTO DE GESTIÓN TRIBUTARIA: Resolución del TEAC de 19/02/2014

En primer lugar, hemos de señalar que la caducidad de los procedimientos de gestión tributaria se produce cuando la Administración supera el plazo de comprobación de seis meses, sin resolución expresa al respecto.

Recientemente, el Tribunal Económico-Administrativo Central (en adelante, TEAC) se ha pronunciado sobre la obligación de declarar la caducidad de los procedimientos de gestión tributaria por parte de la Administración, en caso de que la misma vaya a iniciar un nuevo procedimiento respecto del mismo concepto y períodos.

Así, la Resolución del TEAC de 19 de febrero de 2014 versa sobre un expediente en el cual la Administración inició un procedimiento de comprobación limitada en relación con el cuarto trimestre de IVA del año 2009. Posteriormente, se inició un nuevo procedimiento de comprobación limitada respecto de los cuatro trimestres de IVA del mismo año.

En el caso analizado, la declaración de caducidad del primer procedimiento y el inicio del nuevo procedimiento se le notifica al contribuyente en el mismo acto. Es decir, no se le notifica por separado la declaración de caducidad y el inicio del nuevo procedimiento. Se trata de una práctica habitual de la Administración que, sin lugar a dudas, atenta contra la seguridad jurídica de los contribuyentes.

En el Fundamento Jurídico Tercero de la Resolución, el TEAC determina lo siguiente:

“A juicio de este Tribunal Central, no existe la obligación de resolver expresamente, declarando de oficio la caducidad, sólo en aquellos supuestos en los que esta vaya a ser la forma de terminación definitiva del procedimiento, esto es, en aquellos casos en los que la Administración no vaya a iniciar de nuevo otro procedimiento respecto del mismo concepto y períodos.”

Por lo tanto, en caso de que un procedimiento haya caducado y la Administración decida iniciar un nuevo procedimiento sobre el mismo concepto y períodos, es obligatoria la declaración de la caducidad del primer procedimiento.

Sin embargo el TEAC no se queda ahí, sino que va un paso más allá, afirmando en el Fundamento Jurídico Cuarto:

“(…) en el caso de la notificación en “unidad de acto”, se están notificando al obligado tributario en un mismo documento en realidad dos realidades diferentes, que tienen un régimen distinto de recursos, uno recurrible (la declaración de caducidad) y otro no recurrible (el inicio del procedimiento).

(…)

Esa situación hace que no sea compatible la notificación en un solo documento de la declaración de caducidad y del inicio del nuevo procedimiento, pues o bien no se incluye la correspondiente advertencia de los recursos posibles –como aconteció en el supuesto de hecho que dio origen a la Resolución del TEAR cuyo criterio se discute-, o bien se advierte al interesado de los recursos posibles, con el riesgo de cierta confusión pues habría que indicar que el único acto notificado, exclusivamente puede recurrir la declaración de caducidad. Cualquiera de las dos situaciones descritas (no otorgar pie de recurso cuando lo que se notifica es un acto recurrible, o darlo para una parte del acto sí o otra no) son ciertamente anómalas y no tienen encaje en nuestro ordenamiento jurídico. De ello resulta que no es admisible la notificación en unidad de acto, en el mismo documento, de la declaración de caducidad de un procedimiento anterior junto con el inicio de un nuevo procedimiento.”

De esta forma, el TEAC deja claro que no es posible notificar dos “realidades diferentes” –la declaración de caducidad y el inicio de un nuevo procedimiento- al contribuyente en el mismo acto.

Como es sabido, la declaración de caducidad es recurrible y el inicio de un nuevo procedimiento no lo es. Así pues, el TEAC afirma que no tiene cabida en el ordenamiento jurídico que la Administración no otorgue pie de recurso o bien lo otorgue únicamente para una parte del acto.

Por todo ello, el Tribunal declara de manera tajante la inadmisibilidad de la notificación en el mismo documento de la declaración de caducidad de un procedimiento junto con el inicio de uno nuevo, fallando de esta forma a favor del contribuyente.

   

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *