EL LEVANTAMIENTO DEL VELO EN EL GRUPO DE EMPRESAS EN EL MARCO CONCURSAL

En el ámbito concursal, una cuestión que ha suscitado siempre un gran debate en la doctrina ha sido la referida a los grupos de empresas, entre otras razones, por la proliferación de grupos, grandes o pequeños que, ya sea directa o indirectamente, acaban teniendo relación con la gran mayoría de concursos que se tramitan.

La Ley concursal (Ley 22/2003), tanto en su redacción original como tras su reciente reforma (Ley 38/2011), regula la posibilidad de tramitar conjuntamente los concursos de varias sociedades que pertenezcan a un mismo grupo, lo que se define, tras la reforma, como “grupos conexos”. Si embargo, lo hace desde un punto de vista formal y no sustantivo, es decir, regula la posibilidad de solicitar conjuntamente los concursos, de acumularlos, de nombrar una única Administración concursal, de tramitarlos ante un único juez, etc. Pero no permite la acumulación de masas activas y pasivas entre las sociedades concursadas (salvo en un supuesto excepcional, sólo a efectos del Informe de la Administración concursal).

Por tanto, es muy llamativa, por novedosa, la Sentencia 284/2011 de la Audiencia Provincial de Barcelona, de fecha 28/06/2011 que, aplicando la doctrina del levantamiento del velo en el ámbito concursal, consolida masas activas y pasivas de las tres sociedades en concurso considerando que se trata como de una única entidad deudora.

En este sentido, la Sentencia señala que “La ley no ha previsto la consolidación de masas activas y pasivas, esto es, tramitar estos concursos como si sólo fuera uno…Ni siquiera se prevé en los casos de confusión de patrimonios…” Porque la no consolidación es una exigencia del respeto a la personalidad jurídica y, en el caso del grupo de sociedades “preserva los legítimos derechos de los socios minoritarios que no tengan vinculación con el resto de las sociedades y sobre todo de los acreedores, porque cada uno de ellos ha contratado con una determinada sociedad y es acreedor de una…Mezclar masas activas y pasivas puede perjudicar la posición de algunos acreedores…Por esta razón, en principio, no procedería la consolidación realizada”.

Ahora bien, la Audiencia Provincial de Barcelona considera que, así como en el ámbito extraconcursal es adecuado aplicar la doctrina del “levantamiento del velo” en supuestos de confusión de patrimonios para hacer responsable de las deudas de una sociedad a otras de su grupo, también podría aplicarse dicha doctrina de manera excepcional, en el procedimiento concursal cuando se da asimismo confusión de patrimonios.

Y es que, en el supuesto concreto examinado, las tres sociedades concursadas actuaban como si de una única empresa se tratara. Entre otros hechos, se producían los siguientes:

– Socios, administradores, domicilios sociales y objetos coincidentes.

– Imagen corporativa igual, mismas direcciones de correo electrónico, mismos teléfonos.

– Mismo departamento de administración, equipos informáticos, software.

– Los trabajadores y máquinas realizaban servicios para las tres sociedades.

– Numerosas transferencias entre las tres entidades sólo por razones de necesidad de tesorería y no por operaciones contractuales.

– Imposibilidad de determinar la situación real de créditos y deudas entre ellas.

La Audiencia confirma la sentencia del Juzgado de lo Mercantil y considera adecuadamente levantado el velo para consolidar las masas activas (con todos los bienes y derechos de contenido patrimonial) y las masas pasivas (todos los acreedores), pues de esta manera se adecua el tratamiento concursal de estas tres sociedades a la realidad al operar frente a terceros como una única entidad.

Como conclusión, esta sentencia, novedosa, abre el camino a la aplicación de la doctrina del levantamiento del velo también en el ámbito del concurso, lo que hace que los grupos de sociedades habrán de estar, cuando menos, prevenidos y deberán actuar con absoluto rigor y como “auténticos” grupos y no, como en el caso analizado, para aparentar situaciones no reales, si no se quiere sufrir el riesgo de extensión de responsabilidad entre las distintas sociedades del mismo grupo.

   

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *