EL PLAN DE ACCION DE “BEPS” (BASE EROSION AND PROFIT SHIFTING)- PARTE I: Introducción y Bloque 1º de acciones.

El pasado año 2013, los ministerios de Hacienda del G20 solicitaron a la OCDE que desarrollase un Plan de acción contra los problemas de erosión de la base imponible y el traslado de beneficios de una forma coordinada y completa. Fruto de dicha petición nació en el mes de julio del pasado año, el Plan de acción que actualmente está en pleno proceso de desarrollo y cuyos primeros resultados podremos examinar en septiembre de este año 2014.

El objeto de este artículo no es otro que fijar y exponer de una manera critica los objetivos planteados por el mencionado plan de acción para poder juzgar, llegado el momento, si las propuestas derivadas de dicho plan son las adecuadas para los fines establecidos.

El propio plan de acción establece 4 bloques de acciones diferenciadas, en los que se encuadran 15 propuestas de acciones concretas. A saber:

1º Bloque: Acciones dirigidas a dar coherencia a la imposición fiscal internacional.

Acción 1.- Abordar los retos tributarios de la economía digital: Esta acción viene claramente motivada por los supuestos de una significativa actividad de prestación de servicios en un Estado en el que se carece de presencia física, lo que conlleva la imposibilidad de gravar dicha actividad en los más de los casos. En primer lugar, hemos de destacar que únicamente se trata de identificar y caracterizar debidamente los supuestos señaladas sin que parezca que la acción aspira algo tan necesario como la recomendación de medidas encaminadas a la superación de dichas situaciones. A lo cual hemos de añadir que parece identificar la “economía digital” como un sector de la actividad mientras que podría contemplarse más acertadamente como una característica (creciente) del mundo empresarial en general.

Acción 2.- Neutralizar los efectos de los mecanismos híbridos: Lo cual no deja de ser una vieja aspiración del derecho fiscal internacional en su conjunto. A través de una seria de medidas concretas (como Cambios en el Modelo de Convenio de la OCDE y modificaciones en las legislaciones internas), se pretende establecer normas de carácter general que impidan que los productos financieros y las entidades hibridas puedan implicar desimposición o un aplazamiento a largo plazo en la tributación.

Acción 3.- Refuerzo de la normativa sobre CFC (Controlled Foreign Companies): Se trata de recomendar normas relacionadas con lo que en nuestra terminología se denomina “Transparencia Fiscal Internacional”, en íntima relación con lo expuesto en la acción 2, aunque sin terminar de especificar como habrán de coordinarse ambas acciones.

Acción 4.- Limitar la erosión de la base imponible por vía de deducciones en el interés y otros pagos financieros: La falta de concreción en la definición de que se consideran “gastos financieros excesivos” supone un obstáculo casi insalvable para el cumplimiento de la finalidad de esta acción. Un efecto anejo a esta acción ha sido la introducción de medidas internas para limitar dichos gastos financieros tal y como ha ocurrido en España con nuestra desacertada reforma del Art. 20 TRLIS.

Acción 5.- Combatir las prácticas tributarias perniciosas, teniendo en cuenta la transparencia y la sustancia: Con esta acción la OCDE aboga por el intercambio espontaneo y obligatorio de información en las resoluciones referentes a regímenes preferenciales y la existencia de una actividad económica sustancial para aplicar dichos regímenes. Esto plantea problemas respecto a la definición de “sustancial” y sobre todo, a la necesidad de una garantía bi o multilateral que proporcione la tan deseada seguridad jurídica al sujeto pasivo acogido a los mencionados regímenes preferenciales.

   

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *