GUÍA PARA NO PERDERSE EN MATERIA DE RETENCIONES CON LAS NUEVAS REFORMAS FISCALES

El pasado 27 de diciembre de 2011, se publicaron en el Boletín Oficial del Territorio Histórico de Gipuzkoa las Normas Forales 4 y 5/2011 por las que se articulaba la reforma fiscal promovida por el Ejecutivo guipuzcoano y que suponía, de facto, convertir al Territorio Histórico de Gipuzkoa en la región con una mayor presión fiscal en el IRPF de todo el territorio nacional.

A los pocos días, el 30 de diciembre, el Gobierno aprobó un Real Decreto-ley 20/2011, publicado en el Boletín Oficial del Estado el pasado 31 de diciembre de 2011, en el que se establecía un gravamen complementario en el IRPF y se elevaban prácticamente todos los tipos de retención, superándose los niveles que había alcanzado la reforma guipuzcoana.

A la vista de ambas reformas fiscales, y de la obvia existencia de la Ley 12/2002, de 23 de mayo, por la que se aprueba el Concierto Económico (en adelante, Concierto) conviene fijar las pautas en materia de retenciones y del tipo a aplicar para no evitar disgustos.

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, a los efectos del Concierto es un tributo concertado de normativa autonómica, lo cual equivale a admitir que los diferentes Territorios Históricos tienen competencia para aprobar y regular en la materia sus correspondientes IRPF.

No obstante lo anterior, existen unas limitaciones que pesan sobre los Territorios Históricos con respecto al tipo de retención de determinadas rentas. En concreto, el artículo 8 del Concierto, encargado de establecer los criterios de conexión en materia de pagos a cuenta de rendimientos de actividades económicas, establece que en la exacción de estas retenciones e ingresos a cuenta, las Diputaciones forales aplicarán idénticos tipos a los de Territorio Común. Por lo tanto, con independencia del resultado que arroje la aplicación del concreto punto de conexión establecido en el Concierto, el tipo de retención o ingreso a cuenta a aplicar será idéntico con independencia de la normativa que se esté aplicando.

Lo mismo predica el Concierto de las retenciones e ingresos a cuenta de los rendimientos del capital mobiliario, así como de las retenciones relativas a las ganancias patrimoniales derivadas de la transmisión o reembolso de acciones y participaciones de Instituciones de Inversión Colectiva y las retenciones e ingresos a cuenta correspondientes a premios que se entreguen como consecuencia de la participación en juegos, concursos, rifas o combinaciones aleatorias, estén o no vinculados a la oferta, promoción o venta de determinados bienes, productos o servicios.

A sensu contrario, las demás retenciones e ingresos a cuenta podrán tener un tipo diferente aprobado por cada uno de los Territorios Históricos, teniendo una especial significación a los efectos que nos interesa en el presente artículo las retenciones e ingresos a cuenta de los rendimientos del trabajo y del arrendamiento y subarrendamiento de bienes inmuebles.

¿A qué situación nos lleva esto?

La normativa de Territorio Común ha elevado los tipos de retención de rendimientos del trabajo, que sólo serán efectivos, por regla general, para aquellos contribuyentes cuyo centro de trabajo al que esté adscrito esté situado fuera del País Vasco. Es decir, el gravamen complementario no afectará a quien sea residente fiscal en Gipuzkoa, por ejemplo, y trabaje en Gipuzkoa, adscrito a un centro de trabajo radicado en Gipuzkoa. En este caso resultará de aplicación el tipo de retención aprobado por Gipuzkoa que será aquel que resulte de aplicar la siguiente tabla:

tabla retenciones gipuzkoa 2012

Dentro de los rendimientos del trabajo, el tipo de retención de los administradores ha sido aumentado del 35 % al 42 % en Territorio Común mientras en País Vasco ha permanecido inalterado en el tipo del 35 %. En la medida en que la entidad pagadora de dichas retribuciones tenga su domicilio fiscal en Territorio Común, el tipo de retención a aplicar a sus administradores será del 42 %, a pesar de que dicho administrador sea residente fiscal en Gipuzkoa.

Por lo que respecta a los rendimientos procedentes de pensiones, haberes pasivos y prestaciones percibidas de los Regímenes Públicos de la Seguridad Social y Clases Pasivas, Instituto Nacional de Empleo, Montepíos, Mutualidades, fondos de promoción de empleo, planes de pensiones, entidades de previsión social voluntaria así como las prestaciones pasivas de empresas y otras entidades, se aplicará la normativa de los Territorios Históricos cuando el perceptor tenga su residencia habitual en el País Vasco.

No obstante lo anterior, corresponderán a la Administración del Estado las retenciones relativas a las retribuciones, tanto activas como pasivas, incluidas las pensiones generadas por persona distinta del perceptor, satisfechas por aquélla a los funcionarios y empleados en régimen de contratación laboral o administrativa del Estado, exceptuándose de lo anterior funcionarios y empleados de Organismos autónomos y Entidades públicas empresariales.

En lo atinente al tipo de retención o ingreso a cuenta de los rendimientos del capital mobiliario, la normativa de Territorio Común lo ha elevado al 21 %, por lo que éste será el tipo a aplicar desde el 1 de enero de 2012, a pesar de que la normativa aplicable sea la de País Vasco que tiene aprobado un tipo de retención del 19 %, lo que en la práctica supondrá el adelanto de un 1 % de tributación para los residentes fiscales en Gipuzkoa por aquella parte de renta del ahorro inferior a 4.000 €.

Por último, y sin ánimo de que el carácter meramente informativo de este artículo se vea desvirtuado por un afán desmesuradamente exhaustivo, por lo que respecta a la retención en el supuesto de rendimientos del capital inmobiliario, el tipo de las normativas de los diferentes Territorios Históricos es del 19 % mientras la de Territorio Común es del 21 %. ¿Cuándo deberá de aplicarse una u otra? El criterio de conexión es la residencia del obligado a retener. Es decir, si en un arrendamiento el obligado a retener reside en Territorio Común, el tipo a aplicar será el 21 %, aunque el retenido-arrendador tenga su domicilio en País Vasco. Tal y como se puede comprobar, la coyuntura económica que ha dado lugar a la aprobación de reformas fiscales de calado en los últimos días del año, unidos a la existencia de las diferentes relaciones reguladas por el Concierto, ha provocado que debamos tener en cuenta las diferencias aquí apuntadas para evitar, por medio de la aplicación de la inercia, cometer inoportunos errores en materia tributaria.

A modo de resumen, y sin perjuicio de que la situación actual es la descrita, no debería descartarse el hecho de que las diferentes Diputaciones Forales decidan acomodar el tipo de retención, en todo caso, en todos aquellos rendimientos que no sean los de trabajo, y en los que tenga capacidad normativa, al previsto en Territorio Común, para lo cual no necesitaría la aprobación de una Norma Foral, sino que bastaría con un Decreto Foral. En aquellas materias en las que no tengan capacidad normativa propia en breve será de esperar la aprobación de un Decreto Foral Normativo.

   

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *