¿CABEN INTERESES DE DEMORA ENTRE LA FINALIZACIÓN DE LA VÍA ECONÓMICO-ADMINISTRATIVA Y LA ADOPCIÓN DE LA MEDIDA CAUTELAR EN VÍA JURISDICCIONAL EN CASO DE SUSPENSIÓN?

Conforme establece el artículo 233 de la Ley 58/2003 General Tributaria “Suspensión de la ejecución del acto impugnado en vía económico-administrativa”:

“7. La suspensión de la ejecución del acto se mantendrá durante la tramitación del procedimiento económico-administrativo en todas sus instancias.

La suspensión producida en el recurso de reposición se podrá mantener en la vía económico administrativa en las condiciones que se determinen reglamentariamente.

8. Se mantendrá la suspensión producida en vía administrativa cuando el interesado comunique a la Administración tributaria en el plazo de interposición del recurso contencioso-administrativo que ha interpuesto dicho recurso y ha solicitado la suspensión en el mismo. Dicha suspensión continuará, siempre que la garantía que se hubiese aportado en vía administrativa conserve su vigencia y eficacia, hasta que el órgano judicial adopte la decisión que corresponda en relación con la suspensión solicitada.”

Es decir, mientras en la vía administrativa se resuelva el recurso de reposición o la reclamación económico-administrativa interpuesta, la ejecución del acto impugnado se mantendrá suspendida, siempre y cuando la garantía cubra el mismo.

Ahora bien, una vez finalizada la vía administrativa, la suspensión se mantiene hasta que el órgano judicial adopte la decisión que corresponda respecto a la suspensión solicitada, siempre que se cumplan dos condiciones: por un lado, que el interesado comunique a la Administración en el plazo de interposición del recurso contencioso-administrativo la interposición del mismo, y por otro lado que la garantía aportada en vía administrativa conserve su vigencia y eficacia.

Si la garantía únicamente cubre el principal y los intereses de demora que se fuesen a generar solamente hasta la finalización de la vía económico-administrativa, sí es posible exigir los intereses de demora que pudieran devengarse como consecuencia del mantenimiento de la suspensión desde la finalización de dicha vía hasta la decisión jurisdiccional sobre tal medida cautelar.

De modo que al interponer un recurso contencioso administrativo habrá que tener en cuenta, entre otros aspectos, dos fundamentales para mantener la suspensión del acto recurrido sin que se generen intereses de demora hasta que el órgano jurisdiccional se pronuncie:

  1. Comunicar a la Administración Tributaria la interposición del mismo.
  2. Comprobar si la garantía que se presentó en la vía-administrativa cubre también el período que va desde la finalización de dicha vía hasta la decisión del órgano jurisdiccional sobre la suspensión del acto impugnado.

Esta es la conclusión a la que llega la STS de 27-3-2014 (rec. 2508/2011; ROJ 1326/2014).

   

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *