LA AUDIENCIA NACIONAL SE PRONUNCIA SOBRE EL TRATAMIENTO FISCAL DE LOS “JUROS BRASILEÑOS”

La reciente Sentencia de la Audiencia Nacional de 27 de febrero de 2014 suscita gran interés para todas aquellas empresas que invierten en Brasil. Con esta sentencia, la AN aclara de una vez por todas la calificación y tratamiento fiscal en España de los “juros sobre o capital proprio” (en adelante, JSCP) y la posibilidad de aplicar la exención prevista en el art. 21 TRLIS para dividendos de fuente extranjera.

En primer lugar, señalar que los JSCP son una forma de remunerar a los accionistas de las sociedades brasileñas que, siempre que se cumplan una serie de requisitos, constituyen gasto deducible en el impuesto pagado por la sociedad brasileña.

En la normativa española no disponemos una figura equivalente a los JSCP, por lo que el tratamiento fiscal de los mismos en nuestro país ha sido objeto de interpretación por parte de la Inspección y del TEAC – resoluciones 26 de abril de 2012 y 13 de abril de 2011-, los cuales llegaron a la conclusión de que, a efectos fiscales, en España los JSCP debían ser tratados como intereses exponiendo los siguientes argumentos:

  • En la ley fiscal brasileña, los JSCP tienen el tratamiento de intereses ya que son gasto deducible.
  • Al ser calificados como intereses en Brasil, resulta improcedente aplicar la exención del art. 21 TRLIS prevista para los dividendos de fuente extranjera.
  • Adicionalmente, añaden que no se produce una doble imposición –dado que son gasto deducible- y por lo tanto la aplicación de la exención a los JSCP sería contraria a la finalidad del art. 21 TRLIS.

Estos pronunciamientos generaron, sin ningún género de dudas, cierta inseguridad a las empresas españolas con intereses en Brasil y supusieron un obstáculo para potenciales inversores en dicho país.

Afortunadamente, la Sentencia de la AN de 27 de febrero de 2014 –resuelve el caso enjuiciado en la RTEAC 13 de abril de 2011-, ha despejado el mar de dudas surgido en torno a la calificación de los JSCP, otorgando a los mismos el tratamiento fiscal de dividendos.

La AN determina que lo relevante para determinar el tratamiento fiscal de los JSCP en España es la naturaleza jurídica de los mismos. Del análisis de la normativa fiscal brasileña en la que están regulados se desprende que:

Los JSCP no remuneran cantidades dadas en préstamo ni se calculan sobre el principal pendiente. Por lo tanto, no pueden calificarse como intereses.

La distribución o pago de los JSCP exige la existencia previa de una renta o de unos beneficios en la sociedad brasileña, y el título que da derecho a los mismos es la participación en el capital social. Por lo tanto, se trata de una remuneración de capital, asimilable a los dividendos. Esta calificación se ve reforzada por la posibilidad que otorga la ley fiscal brasileña de destinar los JSCP a reservas de la sociedad brasileña.

Por otro lado, en cuanto a la aplicación de la exención prevista en el art. 21 TRLIS, la AN determina en el FJ 6º lo siguiente:

“Así las cosas, la concurrencia objetiva de los requisitos que motivan la aplicación de la “exención” concurren en el presente caso, sin que pueda traerse a colación los resultados fiscales que, como consecuencia de la aplicación de la norma brasileña, tendente a estimular la fiscalidad de las sociedades, puedan incidir en la desnaturalización del beneficio fiscal que la norma española reconoce, una vez que la participación distribuida ha sido calificada, tanto desde la perspectiva de la norma brasileña como de la nacional, como “dividendos“”.

Por lo tanto, independientemente de que los JSCP sean gasto fiscalmente deducible en sede de la sociedad brasileña, los mismos tendrán en España el tratamiento fiscal de dividendos y les será de aplicación la exención del artículo 21 TRLIS, siempre que se cumplan los requisitos previstos en dicho artículo.

A modo de corolario, la SAN cita la Sentencia del Tribunal Federal Alemán, de 6 de junio de 2012, en la cual el tribunal alemán también otorgó el tratamiento fiscal de dividendos a los JSCP y se rechazaba el encaje como intereses en base a argumentos similares a los esgrimidos por la AN.

En conclusión, se trata de una muy buena noticia en relación al tratamiento fiscal de instrumentos híbridos y que esperamos no sea la última.

   

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *