MODIFICACIONES PREVISTAS DE CARA AL 2013 PARA LOS TRANSPORTISTAS EN MÓDULOS

El contenido de este artículo está referido al texto del Anteproyecto, si está interesado en conocer la regulación actualmente en vigor, consulte este artículo: Modificaciones aprobadas con efectos 1 de enero de 2013 para los transportistas en módulos.


Con fecha 13 de abril de 2012, el Consejo de Ministros aprobó el Anteproyecto de Ley de modificación de la normativa tributaria y presupuestaria y de adecuación de la normativa financiera para la intensificación de las actuaciones en la prevención y lucha contra el fraude. Del contenido del Anteproyecto queremos destacar por su efecto directo en el sector del transporte, la modificación del artículo 31.1.3.e) de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Con aplicación a partir de 1 de enero del 2013, el Gobierno pretende limitar el número de contribuyentes que pueden aplicar el régimen de estimación objetiva por módulos. Para ello establece un nuevo límite adicional para excluir la aplicación de dicho régimen. Es decir, además de los tres motivos de exclusión actuales (que alguna de las actividades del sujeto pasivo esté en estimación directa, que el ejercicio anterior tenga un volumen de operaciones superior a 450.000 euros o efectúe compras corrientes de más de 300.000 euros), se quiere incluir un nuevo motivo de exclusión de régimen de módulos que afectará, entre otros a los transportistas.

Este nuevo motivo de exclusión se refiere a aquellas operaciones realizadas por el transportista para las personas jurídicas o entidades, es decir, a las operaciones que están sujetas a retención del 1 por 100 por parte del cliente. El Anteproyecto establece que quedarán excluidos del régimen de módulos aquellos transportistas que en el ejercicio anterior hayan superado, en este tipo de operaciones, alguna de las siguientes magnitudes.

1) 50.000 euros, si las mismas suponen más del 50% del total de operaciones del total de operaciones de la actividad del transportista.

2) 225.000 euros, en el resto de casos.

Si lo previsto en el Anteproyecto entra en vigor, para poder tributar en este régimen el límite de facturación en el ejercicio anterior pasará, para la mayoría de los transportistas, de los 450.000 euros actuales a 50.000 euros a partir del 1 de enero del 2013. Es decir, el límite de facturación se reducirá a una novena parte del anterior.

Además, de conformidad con el artículo 122.dos.4 de la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido, la exclusión del régimen de estimación objetiva módulos, supone la exclusión automática del régimen simplificado de IVA, por lo que, la medida prevista en el Anteproyecto afecta tanto al IRPF como al IVA que pagan los transportistas.

La razón de la inclusión de esta nueva restricción al régimen de módulos parece que es la sospecha de la Administración Tributaria de que han proliferado las facturas falsas emitidas por parte de empresarios incluidos en el régimen de estimación objetiva por módulos a favor de otros empresarios que las deducen en sus declaraciones. Con esta medida se trataría de evitar estas prácticas. Ahora bien, por muy loable que sea este propósito, en la práctica, la medida va a perjudicar a multitud de transportistas que jamás han emitido ninguna factura falsa y que han cumplido correctamente con sus obligaciones fiscales.

Con los nuevos límites, prácticamente ningún transportista tendrá opción de tributar en el régimen de estimación objetiva por módulos del IRPF, ni en el régimen simplificado de IVA. Esto va a suponer un incremento considerable de los costes fiscales, y por tanto, de los costes totales de la actividad para los pequeños transportistas autónomos.

El aumento de los costes fiscales, unido a la gran dificultad que presenta su repercusión a los clientes y a la situación actual del sector, hace que el futuro de la mayoría de los transportistas que actualmente tributan en módulos sea muy incierto y que la figura del transportista autónomo esté en peligro de extinción. A

demás, la nueva limitación que establece el Anteproyecto también puede afectar negativamente a las empresas (ya sean empresas de transporte o cargadores) que contraten servicios a los transportistas que se vean excluidos del régimen de módulos, en la medida en que éstos sean capaces de repercutirles, incluso de forma parcial, el incremento de sus costes.

En conclusión, entendemos que la medida que se pretende aprobar va a suponer una carga más para un sector formado por pequeños empresarios autónomos que ya está muy castigado por la crisis. Se hacen recaer sobre ellos los efectos negativos de una medida que busca luchar contra un fraude que realizan unos pocos desaprensivos.


El presente artículo analizaba el Anteproyecto de Ley. Si está interesado en saber cómo ha quedado aprobado el texto de la Ley, consulte este otro artículo, muchas gracias.

   

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *