NORMATIVA SEPA: Novedades principales

¿Qué es SEPA? SEPA corresponde al acrónimo en inglés de Zona Única de Pagos en Euro (Single Euro Payments Area) y supone la culminación para completar el proceso iniciado en 2002 con la introducción de los billetes y monedas en Euro, que hacía posible realizar pagos en efectivo en la misma moneda con la comodidad y sencillez con la que se efectuaban anteriormente los pagos en las respectivas monedas nacionales, pero que no estaba previsto para aquellos pagos no realizados en efectivo.

De este modo, el proyecto SEPA hace posible homogeneizar, entre los países que integran la zona SEPA, los pagos que no se hagan en efectivo, atendiendo a un único conjunto de estándares y normas establecidos en el Reglamento CE 260/2012, y mejorando de este modo la eficiencia en los procesos de ejecución de pagos.

La adopción de los requisitos técnicos aplicables de acuerdo con el mencionado Reglamento, es obligatoria tanto para los proveedores de servicios de pago como para los usuarios, estando prevista la fecha límite para su implantación para el próximo 1 de febrero.

Pese a que, como hemos apuntado anteriormente, es obligatoria la adopción de lo establecido en el Reglamento, según fuentes del Banco de España, sólo el 55,30% ha llevado a cabo la migración al sistema SEPA, Por ello con el fin de evitar el riesgo de una perturbación en el sistema de pagos y sus potenciales consecuencias para consumidores y pymes, según nota de prensa del día 9 de enero del 2014 de la Comisaria Europea de Mercado Interior, se ha prolongado su implantación hasta el próximo 1 de agosto.

A continuación, se señalan las novedades prácticas más destacables que va a implicar la aplicación de esta nueva normativa:

  • Hasta la fecha las cuentas bancarias estaban identificadas por el CCC, desde febrero 2014, el IBAN será el identificador único de cualquier cuenta de pago en SEPA, debiendo comunicar el mismo a todas sus contrapartidas.
  • La Zona Única se basa en tres instrumentos de pago:
    • Transferencias SEPA: se sustituyen así a las actuales transferencias nacionales. Éstas se realizarán conforme al Código IBAN facilitado por usted, sin que sea exigibles verificaciones adicionales por parte de las entidades.
    • Adeudos directos SEPA: se producirán en lugar de las actuales domiciliaciones de recibos españolas. Será necesario contar con autorización expresa para que se pueda originar un cargo en una determinada cuenta.
    • Tarjetas bancarias de pago.
  • Conforme a lo comentado anteriormente, como emisor de recibos, en caso de no haberlo hecho hasta la fecha de acuerdo con la Ley de Servicios de Pago, se deberá obtener de cada cliente un mandato que actuará como orden de domiciliación; siendo obligación del emisor el archivo y custodia del mismo. Al hilo de lo anterior, cada vez que se emitan recibos se tendrá que adjuntar la información básica correspondiente al mandato, de forma que hay un mayor control antes de que se produzca el cargo en la cuenta.
  • La devolución de los adeudos se somete a la normativa de servicios de pago:
    • Plazo máximo de 13 meses para solicitar rectificación de operaciones incorrectas o no autorizadas.
    • El consumidor dispone de 8 semanas para devolver recibos que había autorizado previamente, siempre y cuando en el momento de la autorización de la operación no se especificase el importe exacto de ésta o el cargo realizado supere el importe que podía esperar razonablemente.
    • El plazo para que la entidad devuelva los cargos o rechace la devolución será de 10 días hábiles.

Como se ha podido observar, lo establecido por el Reglamento 260/2012 se complementa con la Ley 16/2009 de Servicios de Pago, siendo fundamental la aplicación de esta norma para el desarrollo de esta iniciativa europea.

A modo de conclusión, cabe destacar que la necesaria adaptación a la normativa SEPA reportará numerosos beneficios tanto a las PYMES, ya que se centralizarán los cobros y pagos, como al propio consumidor, debido a la transparencia y seguridad en sus pagos que promete la normativa. Por todo ello es importante llevar a cabo todas aquellas medidas necesarias para adaptarse a la nueva Zona Única de Pagos en Euro antes del próximo 1 de agosto.

   

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *