Preclusividad: ¿Constituye el examen de la contabilidad un nuevo hecho o circunstancia?

En virtud de lo establecido por el artículo 140.1 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria (en adelante LGT), una vez dictada una resolución en un procedimiento de comprobación limitada, la Administración tributaria no puede efectuar una nueva regularización en relación con el objeto comprobado; salvo que, en un procedimiento de comprobación limitada o inspección posterior, se descubran nuevos hechos o circunstancias que resulten de actuaciones distintas de las realizadas y especificadas en dicha resolución.

Esta afirmación, que parece sencilla, puede generar problemas interpretativos cuando se pretende definir qué se entiende por nuevos hechos o circunstancias. Así, la Audiencia Nacional[1] ha aclarado, en parte, esta cuestión. La Audiencia analiza el caso de una deducción por reinversión que había sido objeto de una comprobación limitada anterior, en la que la oficina gestora la calificó como correcta. La AN establece el criterio de que, el hecho de que se examinase la contabilidad por la Inspección, cosa que no efectuó la Oficina gestora, no constituye por sí sola, un nuevo hecho o circunstancia que le habilite para efectuar una regularización posterior de la deducción por reinversión ya comprobada.

Es decir, no le habilita para acometer un segundo procedimiento, sobre el mismo objeto del primero, cuando la propia Administración ya se ha pronunciado al respecto de forma concluyente y ha manifestado que no procedía regularizar la situación tributaria de la entidad.

Como recoge la sentencia objeto de este comentario, “desde el punto de vista conceptual, el examen de la contabilidad es solo el medio utilizado para poder alcanzar la conclusión jurídica sobre la procedencia y, en su caso, cuantía de la deducción practicada, pero en modo alguno la utilización o examen de lo que es un mero instrumento -la contabilidad- se puede calificar, en sí mismo, como hecho o circunstancia nuevo a fin de eludir las consecuencias de una duplicidad de procedimientos de comprobación sobre el mismo objeto.

Cosa distinta sería que, a través de la contabilidad, pudieran llegar a descubrirse nuevos hechos o circunstancias, distintos de los considerados en el anterior procedimiento de comprobación limitada, que determinaran la improcedencia de la deducción practicada o de su cuantía (lo que, en tal caso, debería probar la Administración y aquí no ha sucedido)”.

[1] Audiencia Nacional, de 11 de mayo de 2017, recurso n.º 249/2014 (ROJ 2506/2017)

 

   

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *