TRIBUTACIÓN DE LOS “SIDE POCKETS”

Por medio del Real Decreto 749/2010, de 7 de junio, se introdujo el artículo 45 bis del Reglamento de Instituciones de Inversión Colectiva, lo que en la práctica ha supuesto la entrada de la figura de los “compartimentos de propósito especial” en el ordenamiento patrio, los conocidos como “side pockets”.

Esta figura que ya existía en los ordenamientos irlandés o luxemburgués, antes de su implantación en España, ha supuesto una medida para poder combatir la patente iliquidez de los fondos de inversión. Mediante estos “side pockets”, se permite que una IIC se escinda, de tal manera que se separen de su cartera los activos más problemáticos, siendo éstos transferidos a una nueva IIC o “side pocket”.

Esta operación está sujeta a la existencia de las siguientes condiciones:

1) Existencia de circunstancias excepcionales que impidan la valoración de sus activos o la venta de los mismos a su valor razonable.

2) Que los instrumentos escindidos representen más del 5 % del patrimonio de la IIC.

3) Que de dicha situación se deriven perjuicios graves en términos de equidad para los intereses de los partícipes o accionistas.

Concurriendo las anteriores circunstancias, previa comunicación a la CNMV, la IIC puede escindir los activos controvertidos, traspasándolos a una IIC de nueva creación o “side pocket” que mantenga la misma forma jurídica que la IIC original y recibiendo sus partícipes acciones o participaciones de la nueva institución o “side pocket” en proporción a su inversión en la IIC original.

De esta manera, los activos controvertidos quedarán sometidos a un régimen especial de valoración, liquidez, suscripciones y reembolsos, entre otras cuestiones, que permitan su liquidación ordenada, sin obstaculizar el normal funcionamiento de la IIC de la que derivan, la cual mantendrá los activos no afectos por tal circunstancia adversa.

Dadas las precitadas pinceladas sobre la figura que está siendo objeto de análisis, el objetivo del presente artículo es llamar la atención sobre las consecuencias fiscales que la Dirección General de Tributos ha otorgado a la misma por medio de la contestación a la Consulta V1216-11, de 16 de mayo de 2011.

La descripción de hechos es, en esencia, la siguiente. Asociación representativa del sector de las IIC que pregunta sobre si la operación de escisión prevista con la incorporación de la figura de los “side pockets” puede acogerse al régimen fiscal especial de neutralidad del Impuesto sobre Sociedades y si, en su caso, se genera renta tributable o no en sede de los partícipes o accionistas afectados por la creación de la nueva IIC o “side pocket” con motivo de la operación de escisión.

Por lo que respecta a la primera cuestión, Tributos entiende que para realizar una escisión parcial como la que se plantea, se requiere la existencia de una unidad económica que permita por sí mismo el desarrollo de una explotación económica en sede de la entidad adquirente, y que la misma exista también previamente en sede de la transmitente.

Tributos concluye que en el caso planteado no se cuenta con la requerida organización y gestión diferenciada, por lo que dicha operación de escisión no puede acogerse al régimen especial de neutralidad.

Por lo que respecta a la segunda cuestión, Tributos establece una diferencia entre si los partícipes son personas físicas (resultándoles de aplicación el IRPF) o personas jurídicas (resultándoles de aplicación el IS).

De tal manera que se considera que en IRPF, las acciones o participaciones recibidas de la nueva IIC o del “side pocket” suponen solo un cambio cualitativo que, sin embargo, no supone variación alguna de valor y, por ende, no determina la existencia de ganancia o pérdida patrimonial. Por lo que a efectos de posteriores transmisiones, reembolsos o traspasos, el valor de adquisición original deberá distribuirse entre las acciones o participaciones de la IIC escindida y del “side pocket”, en la misma proporción que tengan las valoraciones en el momento de la escisión.

En cambio, en lo referente a socios o partícipes sujetos pasivos del IS, al no estar la escisión amparada en el régimen especial de neutralidad, aplica el artículo 15 del TRLIS, debiendo integrarse en su base imponible la diferencia, positiva o negativa, entre el valor de mercado de la participación recibida y el valor contable de la participación anulada. La Consulta, en último lugar, hace referencia a que si se han contabilizado las acciones o participaciones por un valor diferente al de mercado serían necesario realizar un ajuste extracontable con arreglo a lo dispuesto en el artículo 18 TRLIS, así como que la determinación del valor de mercado se podrá hacer por cualquier medio de prueba admitido en Derecho.

   

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *