fbpx

Documento justificativo de los gastos de los autónomos: con un ticket es suficiente

Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de 28 de marzo de 2019.

La normativa tributaria determina que, para que un gasto sea fiscalmente deducible, es necesario, además de su devengo, que esté contabilizado y se disponga de justificación adecuada del mismo. En las operaciones entre empresarios los gastos deberán justificarse de forma prioritaria mediante factura o documento sustitutivo.

En las actividades económicas sujetas al IRPF, el criterio seguido por la Administración Tributaria era que, en caso de no disponer de factura completa que acreditara el correspondiente gasto – sino solo un ticket – el gasto se consideraba no deducible, aunque cumpliera todos los demás requisitos para su deducibilidad.

Frente a este criterio, la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de 28 de marzo de 2019 considera que debe estimarse la deducibilidad de gastos justificados mediante ticket, siempre que quede acreditada su correlación con la actividad económica.

En concreto, la sentencia anuló el Acuerdo de liquidación de IRPF de un autónomo, porque consideró que la Administración Tributaria había denegado la deducibilidad de los gastos consignados en la declaración exclusivamente por defectos formales del documento justificativo – en concreto, que estos no estaban justificados mediante el original de la factura– sin hacer una mínima labor de motivación respecto de la vinculación de los gastos con la actividad.

La postura del Tribunal es que no hay obstáculo para considerar deducibles los gastos justificados mediante tickets cuando se correspondan con la actividad habitual del empresario o profesional, siempre que se acredite esta vinculación y la Administración no ofrezca motivo del rechazo de los gastos, más allá de la puramente formal.

Este pronunciamiento, si bien por el momento aislado, puede resultar de aplicación a autónomos en una situación análoga. Esto es, que pese a haber acreditado la relación existente entre los gastos y la actividad, sólo dispongan como justificante de un ticket emitido con los requisitos exigidos por las disposiciones que regulan la emisión de facturas y otros documentos sustitutivos.

Adicionalmente, esta sentencia representa un argumento ante sanciones tributarias derivadas de este tipo de regularizaciones, permitiendo esgrimir que, en este caso, el contribuyente se ha amparado en una interpretación razonable de la norma.

Como inciso final, es importante tener en cuenta que la resolución analizada hace referencia únicamente a la deducibilidad de gastos en el IRPF. Sus argumentos, por tanto, no pueden extrapolarse al IVA. Para ejercer el derecho a la deducción del IVA soportado, la Ley del IVA solo admite como documento justificativo del derecho a deducción la factura original expedida por quien realice la entrega o preste el servicio o, en su nombre y por su cuenta, por su cliente o por un tercero (artículo 97 LIVA), por lo que, en ningún caso es válido un ticket.

Si estás en esta situación contacta con nuestro equipo de expertos.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies