fbpx

¡Atención a todos aquellos que estéis preparando la Declaración de la Renta y tengáis un arrendamiento turístico!

El pasado 14 de mayo la Hacienda Foral de Gipuzkoa publicó una importante consulta que afecta a todos aquellos particulares que tienen cedido un inmueble a una sociedad para que, ésta última, lo explote como arrendamiento turístico.

Hasta el 2018, en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (en adelante, IRPF), a la hora de determinar los rendimientos derivados de los arrendamientos de inmuebles, se distinguía el arrendamiento de aquellos inmuebles que satisfacían la necesidad permanente de vivienda de una persona, del resto de arrendamientos.

Así, según la normativa anterior, el rendimiento sujeto a tributación derivado del arrendamiento de vivienda se determinaba aplicando una bonificación del 20% sobre las rentas obtenidas, mientras que los rendimientos derivados de los arrendamientos de temporada o vacacionales, se determinaban según los ingresos obtenidos menos los gastos necesarios para la obtención de los ingresos (intereses, amortización del inmueble, …)

Con la modificación normativa del 2018, la tributación de este segundo tipo de arrendamientos para uso distinto al de viviendas se ha modificado considerablemente. Con la nueva norma, ya no se podrán deducir los gastos efectivamente soportados, sino que se aplicará una reducción general del 20% sobre los rendimientos obtenidos. En definitiva, la modificación normativa ha igualado la forma de calcular el rendimiento neto en los arrendamientos de inmuebles (sean de vivienda o de temporada).

A efectos prácticos, esto puede suponer que muchos contribuyentes vean incrementada considerablemente la cuota tributaria a pagar, ya que, en muchos casos, los gastos a deducir eran considerablemente superiores al 20% de reducción que permite actualmente la norma.

Resulta relevante recordar que los cambios normativos no han afectado a los tipos impositivos aplicables a cada uno de los arrendamientos, ya que, al igual que en ejercicios anteriores, los arrendamientos de viviendas tributan en la base del ahorro (tipo máximo 25%), mientras que los arrendamientos diferentes de viviendas tributan en la base imponible general (al tipo marginal de cada contribuyente, que puede llegar a alcanzar un 49%).

En relación con este cambio normativo, resulta verdaderamente importante la interpretación que ha realizado la Hacienda Foral de Gipuzkoa en la consulta evacuada el 14 de mayo de 2019. En la citada consulta se cuestiona la tributación de un contribuyente que cede su inmueble a una sociedad para que ésta lo explote como arrendamiento turístico, es decir, la consulta resuelve el caso concreto de un particular que cede el inmueble para que otro, ejerciendo una actividad económica, los subarriende a los clientes finales.

La Hacienda Foral ha resuelto estableciendo que, al tratarse de un “arrendamiento de vivienda por parte de una o varias personas físicas a una empresa para que ésta a su vez subarriende al cliente final, constituyendo dicho subarrendamiento una actividad económica”, el propietario de inmueble determinará su rendimiento descontando los gastos necesarios para la obtención de ingresos, lo que supone volver a la situación anterior al 2018 para este tipo de arrendamientos.

En definitiva, atención a todos aquellos que estéis preparando vuestra declaración de la renta del 2018 y tengáis un inmueble cedido a una empresa para que ésta gestione el alquiler vacacional, ya que, siguiendo la resolución de la reciente consulta de Hacienda podréis seguir deduciendo los gastos soportados que sean necesarios para la obtención de los ingresos.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies