fbpx
La normalización del compliance tributario - UNE 19602

La normalización del compliance tributario: UNE 19602

Con fecha 28 de febrero de 2019 se ha publicado la norma UNE 19602, que ha establecido el estándar de sistemas de gestión de compliance tributario.

La norma ha sido publicada por la Asociación Española de Normalización (conocida como UNE), asociación sin ánimo de lucro responsable de la elaboración de normas técnicas.

A lo largo de los últimos años se ha hecho patente la necesidad de desarrollar sistemas de gestión alineada con las mejores prácticas internacionales. Esta necesidad está provocada por el riesgo inherente al cumplimiento de obligaciones tributarias, que se ha convertido en uno de los principales problemas a los que se enfrentan todas las empresas, con independencia del sector, tamaño o ámbito de actuación nacional o internacional.

Se buscaba por tanto una norma que pudiera ser aplicable por todas las empresas.

En este marco, nace la UNE 19602 que hereda estándares internacionales y se define como un conjunto de recomendaciones, pautas y requisitos necesarios para implantar un sistema de gestión de compliance tributario y poder certificar el modelo de gestión fiscal de la empresa.

De este modo, junto al reconocido estándar para el cumplimiento normativo en el marco del derecho penal, conocido como UNE 19601, se suma este nuevo procedimiento que permitirá a las empresas gestionar su riesgo tributario de manera efectiva.

En este contexto, la UNE 19602 se ha planteado como una herramienta aplicable a cualquier tipo de organización, con independencia de su tamaño, sector, actividades desarrolladas. La propia norma lo establece así cuando expone el objeto y ámbito de aplicación.

Naturaleza jurídica

La UNE 19602 es un estándar voluntario y, por tanto, no es una norma de obligado cumplimiento, no se trata de una disposición general tributaria que despliegue efectos jurídicos para todos los ciudadanos.

Sin embargo, constituye un punto de partida de vital importancia para prevenir, identificar y gestionar el riesgo tributario y para lograr una política adecuada de compliance tributario, que servirá de prueba de la voluntad de cumplir con sus obligaciones tributarias.

Objetivo: evitar riesgos

Esta norma tiene como objetivo reducir los riesgos tributarios inherentes al desarrollo de la actividad, favoreciendo una buena relación con la Administración Tributaria. Así, la implementación de un compliance tributario adaptado a las disposiciones que establece la UNE 19602 puede ser un elemento probatorio que permita demostrar, bien ante la Administración, bien ante nuestros Tribunales, la voluntad de la entidad de cumplir con sus obligaciones tributarias.

En este sentido, la UNE 19602 identifica dos categorías de riesgo: por un lado, el riesgo del procedimiento, esto es, la existencia de una contingencia tributaria por una inadecuada gestión y control de las obligaciones tributarias y, por otro, el riesgo interpretativo, más complejo, que parte de la existencia de una interpretación de la norma tributaria compartida por la empresa, que no se corresponde con la que tiene la Administración tributaria o, en su caso, con los Tribunales.

Entre los riesgos que pueden identificarse a través del compliance fiscal están los riesgos por comisión de delitos contra la Hacienda pública, los riesgos de que se produzcan regularizaciones tributarias, los riesgos derivados de imposición de sanciones tributarias, etc.

Entrando ya a analizar el texto de la propia UNE, nos interesa hacer referencia a determinados conceptos en los que la norma hace hincapié y que resultan particularmente interesantes.

Cultura de cumplimiento

Con los sistemas de gestión basados en la UNE 19602 no solo se busca identificar y gestionar el riesgo tributario, sino también que la empresa adopte un compromiso de cumplimiento de las normas tributarias visible, consistente y sostenido en el tiempo, integrado en la cultura de la propia organización.

De este modo, se busca que la organización comprometa en la política de compliance a todos sus miembros, incluyendo al órgano de gobierno y al resto del personal, a fin de que todos conozcan, respeten y colaboren en el objetivo de  prevenir, detectar, gestionar y mitigar los riesgos tributarios.

Órgano de compliance tributario

El órgano de gobierno de las organizaciones debe designar un órgano de compliance tributario que se encargue de impulsar y supervisar, de forma directa o indirecta, el cumplimiento de las políticas de compliance y, en concreto, de la implementación y control de la eficacia de los sistemas de gestión.

Este nuevo órgano, se convierte en el máximo garante de la supervisión, vigilancia y control de los requisitos en esta materia.

No obstante, para que pueda realizar sus funciones, es imprescindible que se le dote de los suficientes recursos y de personal que tenga las competencias, autoridad e independencia adecuadas.

Controles

La UNE 19602 establece igualmente controles de índole financiera y no financiera. Entre los primeros, se regula que la organización debe disponer de controles en los procesos de gestión de recursos financieros que tengan como finalidad evitar, detectar y gestionar riesgos tributarios (circuitos de aprobación, auditorías, etc.)

Respecto de los segundos, la organización habrá de implementar controles no financieros adecuados para prevenir contingencias fiscales. Entre otros, controles sobre compras, operaciones, comercialización y otros procesos no financieros.

Informantes

La norma establece igualmente la necesidad de implantar procedimientos de internos comunicación con la finalidad de que los trabajadores puedan poner de manifiesto los incumplimientos e irregularidades que hayan detectado en el seno de la organización. En este sentido, la norma establece que la organización debe facilitar los canales de comunicación, así como garantizar la confidencialidad y la inexistencia de ningún tipo de represalias por su uso.

En este sentido, estos canales de comunicación pueden externalizarse a una firma independiente, así como reforzarse por otros medios más informales.

Razones para proceder a su implantación

En cuanto a las razones para proceder a la implantación de políticas de compliance fiscal, podemos resumirlas en las siguientes:

  • Es una herramienta para la mejora interna de los órganos de gobierno y ofrece confianza hacia el exterior.
  • Es aplicable a cualquier tipo de organización.
  • El sistema de gestión regulado en la UNE 19602 es compatible con otros sistemas de gestión de riesgos.

 

Además, si bien la Administración no se ha pronunciado respecto de los efectos que tendrá la implantación de las políticas de compliance fiscal, la certificación de que la entidad ha adoptado su sistema de cumplimiento con arreglo a la UNE 19602 constituirá un elemento de prueba fundamental para demostrar ante la Administración Tributaria y los Tribunales su voluntad de cumplir con sus obligaciones tributarias. Así, las entidades acogidas ponen de manifiesto que tienen interés en evitar la conflictividad y las contingencias fiscales con la Administración tributaria.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies