fbpx

Las alternativas de la Junta General para agilizar la adopción de acuerdos

La modernidad e inmediatez que ofrece la era digital para realizar transacciones y obtener información, es cada vez más necesaria para la actuación de los órganos sociales de las empresas. Por eso, resulta prácticamente imprescindible contar con técnicas jurídicas que permitan a las compañías adoptar acuerdos y ejecutar decisiones al ritmo exigido por el mercado.

En este contexto, la Ley de Sociedades de Capital (“LSC”) otorga al Consejo de Administración (el “CdA”), la posibilidad de auto-regular su funcionamiento. Sin embargo, impone a las Juntas Generales de Socios o Accionistas (las “Juntas”), el cumplimiento de determinadas formalidades para su constitución y adopción de acuerdos.

Así, la complejidad de tramitar la convocatoria con 15 o 30 días de antelación, el coste de publicarla en BORME y periódico o remitirla por burofax, y/o los inconvenientes para asistir y votar conforme a las normas tradicionales de nuestro derecho societario, se han salvado habitualmente mediante la constitución de Juntas Universales, cuya celebración resulta más práctica para adoptar acuerdos y evitar realizar convocatorias que obliguen a esperar los trámites y plazos legalmente previstos.

Ahora bien, la constitución de una Junta General con carácter de Universal exige que el 100% de los socios se encuentren presentes o representados, siendo en muchas ocasiones realmente complicado conseguir que todos socios o accionistas accedan por unanimidad a reunirse de forma simultánea.

Con el objetivo de simplificar la regulación y adaptar el funcionamiento de los órganos sociales a la actualidad, el legislador ha ido flexibilizando progresivamente la normativa mercantil introduciendo nuevas fórmulas que aligeran la adopción de acuerdos por estos órganos colegiados.

Asimismo, son cada vez más recurrentes las resoluciones de la Dirección General de Registros y Notariado (“DGRN”) que, escapando de la literalidad de la norma y tratando de adaptarse a las nuevas necesidades del panorama societario, tienden a aceptar procedimientos en línea con la “digitalización” de las diferentes áreas empresariales.

Teniendo en cuenta que se aproxima el mes de junio en el que se celebran la mayoría de las Juntas Generales, a continuación, se enumeran algunas metodologías que pueden agilizar su convocatoria y funcionamiento, evitando que las Juntas resulten costosas e inoperativas para nuestras compañías:

  • PÁGINA WEB Y CONVOCATORIA ONLINE PARA EVITAR ANUNCIOS EN BORME Y DIARIO

Conforme al artículo 173 de la LSC, la junta general será convocada mediante anuncio publicado en la página web de la sociedad si ésta hubiera sido creada, inscrita y publicada en los términos previstos en el artículo 11 bis de la misma norma.

Como consecuencia de la modificación introducida en la LSC en junio de 2012, se entiende que, el medio de convocatoria de Junta de todas aquellas sociedades que cuenten con una página web corporativa (inscrita en el Registro Mercantil) será el online.

Como es evidente, la inscripción de una web corporativa reduce significativamente los costes corporativos y facilita la realización de convocatorias que, de lo contrario, debieran anunciarse mediante publicación en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (“BORME”) y en uno de los diarios de mayor circulación en la provincia en que esté situado el domicilio social.

Asimismo, cabe destacar que, de no contar con una web corporativa en los términos previstos por la LSC, cabe la posibilidad de regular en los Estatutos Sociales (“EESS”) un método alternativo de comunicación individual y escrita que evite las referidas publicaciones y, en todo caso, agilice el procedimiento de convocatoria.

  • ASISTENCIA TELEMÁTICA A LAS JUNTAS GENERALES

En muchas ocasiones, el principal hándicap para la adopción de acuerdos por las Juntas Generales reside en la imposibilidad de muchos o algunos de los socios de trasladarse y comparecer personalmente a dichas reuniones.

En este sentido, el artículo 182 de la LSC permite la asistencia a la Junta por medios telemáticos, siempre que así esté regulado en los EESS de la Sociedad, y que quede constancia en soporte grabado, de tal manera que se pueda garantizar la identidad del socio.

En este punto, se hace constar que, si bien el antedicho precepto únicamente se refiere a las Juntas de las Sociedades Anónimas, en virtud de la Resolución de la DGRN de 19 de diciembre de 2012, dicha regla también es aplicable a las Sociedades Limitadas y por consiguiente, estas últimas también tienen la posibilidad de regular en sus EESS la asistencia a las reuniones por medios electrónicos.

  • VOTO POR CORREO ELECTRÓNICO

Aunque la emisión de voto online (por ejemplo, mediante correo electrónico) no esté expresamente prevista en la LSC, conforme al ya referenciado artículo 182, es habitual que los socios que asistan de forma telemática a las Juntas Generales remitan su voto por medios electrónicos equivalentes.

En este punto, resulta de interés la Resolución de la DGRN de 25 de abril de 2017, en la cual se admite el voto emitido mediante correo electrónico por un socio en una Junta General correspondiente a una Sociedad Limitada.

Como no podía ser de otro modo, el ejercicio del derecho de voto a través de estos medios (ya sea de forma autógrafa escaneada o mediante firma electrónica) debe de estar regulado detalladamente en los EESS de la compañía, y la cuenta de correo electrónico en cuestión, expresamente comunicada a la Sociedad y anotada en el libro registro de socios.

  • CELEBRACIÓN DE JUNTAS GENERALES POR ESCRITO Y SIN SESIÓN

La vigente LSC prevé que los CdA adopten acuerdos por escrito y sin sesión (es decir, sin reunirse físicamente), siempre que ningún consejero se oponga a este procedimiento.

No obstante, esta modalidad de adopción de acuerdos no está expresamente recogida para las Juntas, debiendo estas últimas, o bien proceder a realizar las convocatorias respetando el lugar y plazos oportunos para su celebración, o bien conseguir que la totalidad de los socios se reúnan de forma espontánea en Junta Universal para reducir los plazos previstos.

Ahora bien, se puede afirmar que, conforme a lo dispuesto en el artículo 198.3 de la LSC (“los accionistas que emitan sus votos a distancia deberán ser tenidos en cuenta a efectos de constitución de la junta como presentes”) y siguiendo la interpretación de la DGRN en su Resolución de 8 de enero de 2018, nada impide la validez de la celebración de Juntas por escrito (mediante el envío del voto a distancia) y sin sesión (sin acudir al lugar de celebración de la reunión).

De este modo, conforme a la normativa de aplicación a los CdA, algunos Registradores Mercantiles están aceptando la inscripción de cláusulas estatutarias que prevean expresamente la celebración de Juntas por escrito y sin sesión, con el fin de tener la posibilidad de adoptar acuerdos por esta vía que, sin lugar a dudas, facilita enormemente la tramitación y adopción de cualquier acuerdo societario.

En conclusión, la rapidez de los negocios del Siglo XXI y la inmediatez que exigen muchos de los acuerdos sociales, hacen conveniente realizar una revisión periódica de los EESS, con el objeto de analizar la posibilidad de incluir en los mismos, las novedades legislativas y doctrinales que permitan agilizar el funcionamiento de los órganos sociales y, en especial, de las Juntas Generales, haciendo que la adopción de acuerdos sea lo más ágil, práctica y económica posible para nuestras sociedades.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies