fbpx
Las utilidades de hacer testamento

Las utilidades de hacer testamento

Hay muchas razones para hacer testamento y, a pesar de que sabemos que es la única manera de asegurar que nuestra voluntad se va a mantener cuando ya no estemos, nos cuesta mucho tomar la decisión de hacerlo. Como veremos, dependiendo de las circunstancias personales y familiares de cada uno, su contenido puede ser muy variado. Por eso, cada testamento siempre debe configurarse como un traje a medida. En consecuencia, es importante reflexionar sobre cómo queremos disponer nuestra sucesión y asesorarnos sobre qué posibilidades tenemos a la hora de testar y cuál es la que más nos conviene.

¿Qué supone hacer testamento?

Como hemos adelantado, hacer testamento consiste principalmente en decidir cómo se repartirán nuestros bienes cuando ya no estemos. Para ello, nombraremos a uno o varios sucesores y les asignaremos bienes concretos o cuotas sobre la herencia. También se puede nombrar a una persona de confianza como albacea contador-partidor, que se encargará de cumplir nuestra voluntad realizando el reparto de los bienes a los sucesores.

¿Qué ocurre si no hacemos testamento?

Si no hacemos testamento, no constará cómo queremos distribuir nuestros bienes y la ley establecerá en nuestro lugar quiénes son los sucesores y los bienes que les corresponden. A día de hoy, en líneas generales, la Ley considera herederos, por orden excluyente (i) en el País Vasco: a los hijos y descendientes, el cónyuge, los ascendientes y los colaterales; (ii) y en el territorio de aplicación del Código Civil: a los hijos y descendientes, los ascendientes, el cónyuge y los colaterales.

Además, en este caso, el nombramiento de los herederos no es automático, sino que, es necesario tramitar la “declaración de herederos”. Este trámite se evita cuando hay testamento.

¿Qué utilidades tiene el testamento?

· Respecto de los hijos menores de edad, o con capacidad modificada judicialmente: el testamento permite a los padres designar tutor para ellos. Del mismo modo se puede nombrar a un administrador para que gestione los bienes heredados hasta que los hijos adquieran capacidad legal. Esta figura se utiliza con frecuencia en casos de divorcio en los que se pretende evitar que el excónyuge se convierta en el administrador de los bienes que heredan sus hijos (dado que, por Ley, le puede corresponder tal función).

· Respecto de los hijos en situación económica menos favorable: la Ley es objetiva y no atiende a las situaciones personales y particulares de cada heredero. Los repartos cuando no hay testamento se realizan, aplicando la Ley, por orden y a partes iguales. Por lo que, si queremos beneficiar a alguno de nuestros hijos o familiares, es imprescindible hacerlo mediante testamento.

· Respecto del cónyuge: La Ley (del País Vasco) le otorgará al cónyuge no separado legalmente el usufructo de la mitad de la herencia si concurre con hijos. En el territorio de aplicación del Código Civil, el usufructo de un tercio. Muchas veces se procura reforzar la posición del cónyuge en la herencia, y especialmente cuando los hijos no tienen dependencia económica de los progenitores. También para esto es necesario el testamento.

· Respecto de aquellos patrimonios cuya transmisión vía herencia pueda suponer tributación para los herederos: supone un valor añadido el hecho de realizar una planificación fiscal previa, a fin de poder testar teniendo en cuenta el coste fiscal para los herederos y la liquidez de los bienes que van a heredar.

· Respecto de los negocios o empresas familiares: el testamento supone el medio para designar sucesor de la empresa familiar a quien continúe al frente de ella. Esto no tiene por qué significar una adjudicación desigual, porque se puede especificar qué bienes corresponderán a cada heredero. En todo caso, tampoco es necesario que uno de los herederos se adjudique íntegramente la participación en la empresa familiar, sino que puede ser suficiente que reciba una mayoría representativa.

¿Qué determina la Ley de Derecho Civil Vasco?

Es importante saber que a todos aquellos que tenemos vecindad civil en la Comunidad Autónoma del País Vasco, se nos aplica desde octubre de 2015 la Ley de Derecho Civil Vasco (LDCV).

Esta ley ha marcado un antes y un después en el derecho sucesorio vasco, rompiendo con las tradicionales legítimas del Código Civil e incorporando abundantes novedades que conceden mayor libertad para disponer de los bienes en el testamento.

La LDCV contempla, entre otras, la posibilidad de (i) entregar bienes en vida con cargo a la herencia, (ii) apartar a los hijos de la herencia, (iii) nombrar herederos directamente a los nietos, (iv) disponer libremente de dos tercios del patrimonio, o (v) decidir que, al fallecimiento, otra persona haga el testamento por nosotros. En definitiva, una larga lista de nuevas opciones que están al alcance de nuestras manos.

Pero la LDCV también se aplica a aquellos testamentos otorgados con anterioridad a su entrada en vigor (bajo una normativa notablemente distinta), y que ahora se interpretarán a la luz de la nueva normativa. Por eso, para quien se encuentre en esta situación, en especial, y para todo aquel que esté interesado en planificar su sucesión, nuestra recomendación es que se reúna con algún profesional en la materia, como nuestro equipo de sucesiones, para que, con las posibilidades que ofrece la Ley, le asesoren en la redacción de su testamento.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies