fbpx

Régimen especial para trabajadores y trabajadoras desplazadas a Territorios Forales (Nuevo Régimen de Impatriados)

Con el fin de atraer talento cualificado del extranjero, así como para recuperar parte del talento local expatriado durante los años de crisis, a partir del 1 de enero de 2018, Gipuzkoa, Bizkaia y Araba prevén un nuevo “Régimen especial para impatriados” basado en una serie de exenciones y deducciones en el IRPF y en el Impuesto sobre Patrimonio.

¿Quiénes pueden beneficiarse del régimen especial?

Para poder optar por dicho régimen, es necesario que las personas adquieran la residencia fiscal en España, no hayan sido residentes en el país durante los cinco años anteriores, y pasen a ser contribuyentes de alguno de los tres Territorios.

El cambio de residencia debe producirse como consecuencia de un contrato de trabajo que implique el desempeño de trabajos cualificados en actividades de I+D, científicas, técnicas o financieras, cuya definición exacta se especifica reglamentariamente.

Asimismo, para la aplicación del mencionado régimen, es necesario que los trabajos se realicen efectivamente en España, condición que se entenderá cumplida en caso de que el trabajo se realice parcialmente en el extranjero, siempre que las retribuciones correspondientes no exceden del 15% del total de retribuciones percibidas al año (límite que se eleva al 30% cuando el trabajo se realiza para empresas del grupo).

¿Durante cuánto tiempo puede aplicarse el régimen?

El contribuyente que opte por la aplicación del régimen especial, sólo podrá hacerlo durante el año del cambio de residencia y los cinco años siguientes.

¿Cuáles son los incentivos fiscales previstos?

En relación con el IRPF, los incentivos fiscales pueden llegar a dejar exentas de tributación hasta un 32% de los rendimientos:

  • Queda exento el 15% de los rendimientos íntegros derivados de la relación laboral.
  • Una vez aplicada la exención, y con el límite del 20% de los rendimientos íntegros, pueden deducirse una serie de gastos originados como consecuencia del desplazamiento del contribuyente y sus familiares, tales como:
    • Gastos de viaje y mudanzas
    • Gastos derivados de la escolarización.
    • Gastos originados por cursos de euskera y castellano
    • Gastos procedentes del arrendamiento de la que constituya la vivienda habitual.
  • Además, cuando estos gastos sean satisfechos por el empleador, no tendrán la consideración de retribución en especie, hasta el límite del 20%
  • Siempre que hayan tributado por un impuesto análogo en el extranjero, quedan exentos del IRPF los rendimientos de capital y ganancias de patrimonio derivados de bienes y derechos situados en el extranjero.
Sueldo 100 €
Exención 15€
Rendimiento íntegro 85€
Gasto deducible 17 € (85 x 20%)
Rendimiento neto 68 € (100-15-17)
% exento de tributación 32%

Por último, y en cuanto al Impuesto sobre Patrimonio, los bienes y derechos situados en el extranjero quedan exentos del Impuesto.

Se trata de una medida de gran interés no sólo para los trabajadores que cumplan con las condiciones previstas, sino también para las empresas empleadoras que pueden encontrar en esta medida un incentivo para la contratación de perfiles cualificados.

Como es habitual, es necesario estudiar cada caso para analizar si el perfil de los trabajadores contratados se adecua a las condiciones previstas reglamentariamente. En todo caso, animamos a todas aquellas empresas o trabajadores que puedan tener duda sobre la aplicabilidad del régimen, analicen con detalle su situación. El resultado puede sorprenderles.

Amaia Legorburu

Chief Marketing Officer/Abogada. Fiscal

LinkedIn Ver más artículos de Amaia Legorburu >
No hay comentarios

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies